19 Jun

Preocupante cierre de Txikiguay en el centro comercial Urbil

Los gestores deciden eliminar sus servicios de ocio, que funcionan con éxito

Esta semana asistimos al preocupante cierre de Txikiguay, el parque infantil del centro comercial Urbil ubicado en Usurbil (Gipuzkoa). Después de 14 años de actividad los propietarios del parque se han visto obligados al cierre, a pesar de estar funcionando con éxito y prestar un importante servicio de ocio para las familias del entorno. Los gestores del centro han decidido dar el local en el que se ubica el parque a otra empresa. De esta forma, eliminan del centro comercial un espacio lúdico, que es el único de sus características en un amplio ámbito geográfico.

El equipo de Txikiguay ha comunicado a través de su web que el domingo día 23 de junio se cierran las puertas: “Una propiedad extranjera, una gran gestora y una empresa han decidido cerrar nuestro parque para dar nuestro local a otra empresa. Esto a pesar de ser una empresa que funciona y que hace un gran servicio a papás y mamás.“ Ya había tenido un aviso previo de cierre hace tres años, pero a través de una petición en change.org que reunió más de 3.300 firmas lograron que les renovaran el contrato de alquiler. En esta ocasión no ha podido ser y se despiden con el agradecimiento a clientes y con un hasta siempre “Han sido 14 años de trabajo en la que casi todos los momentos han sido buenos y en los que esperamos hayáis recibido de nosotras como mínimo lo que esperabais y merecéis.”

El cierre de Txikiguay, viene precedido de otros cierres de similares características en Gipuzkoa, como el de Camelot Park en el parque comercial Txingudi de Irun. Estamos asistiendo a un movimiento generalizado de cierres de parques infantiles de ocio en los centros comerciales, impuestos por gestores que infravaloran estos servicios.

Un valor añadido para el centro comercial

Frente a esta idea que ha producido el cierre de Txikiguay, en Icolandia estamos convencidos de que los parques infantiles de interior son un gran valor para cualquier área donde se realizan compras, como los centros comerciales.  No solo prestan un útil servicio de ocio a las familias y permiten la diversión a los niños, sino que aportan diferenciación y un gran valor añadido. No hay que olvidar que mientras los niños y niñas pasan un rato divertido los adultos pueden disponer de tiempo adicional para alargar su estancia y su actividad de compras.

Además, son una estupenda y sana alternativa de ocio infantil frente al juego individual y el sedentarismo de los juegos tecnológicos de hoy en día. En un parque infantil de interior se promueve la socialización, el desarrollo psicomotriz, el ejercicio y el juego colectivo, lo que contribuye a la madurez de niños y niñas.

Así lo comprobamos en nuestra actividad y en los resultados que obtienen nuestros clientes. También lo entienden de esta forma en los centros comerciales de Europa, donde la apuesta por este tipo de instalaciones es clara y se está implantando en muchos establecimientos. No solo en centros comerciales como un complemento idóneo a la compra, sino en pistas de esquí, tiendas, aeropuertos o supermercados, como un servicio añadido a la actividad principal.  

Actualidad

0 Comment

related posts