06 Jul

Claves de mantenimiento de los parques infantiles de interior: revisiones mensuales

Para cerciorarse de la seguridad de un parque infantil de interior, y hacer un correcto uso del mismo, es necesario llevar un control de sus instalaciones y un cuidado continuo. Para llevar a cabo éstas labores de mantenimiento y reparación de los parques infantiles es necesario seguir al pie de la letra las indicaciones descritas por el fabricante y efectuarlas con la periodicidad recomendada. La periodicidad puede ser mensual, anual o diaria, según de qué componentes estemos hablando. En este post hablaremos sobre las revisiones mensuales de los parques infantiles.

Los componentes que requieren inspecciones con una periodicidad mensual son los siguientes:

La cuerda y la boya:

No podrá estar hinchada en exceso, de manera que sea ligeramente amortiguante. Se deberá limpiar en un recipiente con agua tibia y jabón neutro, sin utilizar productos de limpieza agresivos que puedan deteriorar el material, y finalmente secarla bien sin exponer los elementos directamente al sol, revisando y reapretando los nudos de la cuerda.

Las uniones metálicas:

Se utilizan para el ensamblado de las diferentes partes de la estructura y deben presentar integridad total, siendo sustituidas de forma inmediata si estas presentasen cualquier anomalía, como agrietamientos, tornillos de apriete pasados de rosca, etc…

No está permitida la reparación o soldadura de las uniones, ya que comprometen la seguridad del parque.

Las anillas:

Están construidas con nylon y engarzadas al tubo de sujeción mediante una cincha en forma de bucle, que tiene en su parte superior un orificio (ollao) en el que se coloca un tornillo rosca chapa auto perforante para evitar los desplazamientos de estas a lo largo del tubo que las sujeta. Debe revisarse el estado de la cincha, asegurándose de que esta no presente cortes ni desgastes excesivos. Además, las anillas deberán mantenerse limpias mediante un trapo humedecido con agua tibia y jabón neutro.

Las cinchas:

Estos componentes se utilizan para la elaboración de diferentes juegos y son confeccionadas a mano, una a una, lo que asegura su alta calidad. En relación directa con su uso, y con el continuo roce que sufren durante el juego, acabarán deteriorándose en algún momento de su vida, por lo que para su reparación se remitirán al fabricante, quien valorara su reparación o sustitución.

En los juegos que utilizan este componente se deben revisar los anclajes a la estructura, y si fuera necesario, deberán reapretarse para darles una ligera tensión. Además se controlará la existencia de algún tipo de roce o desgaste contra la propia estructura metálica que pueda estar dañando el material. Finalmente su limpieza se realizará con un paño ligeramente humedecido en agua tibia y jabón neutro, secándolas posteriormente.

Suelo de caucho:

En función de la altura libre de caída de cada elemento, este suelo está formado por losetas de caucho de diferentes grosores.

Homologada como superficie absorbente de impactos, son muy resistentes a los roces y al desgaste, por ello su uso está pensado especialmente para parques de exterior, ya que aguantan perfectamente los rallos U.V y los diferentes agentes climáticos.

Las losetas que se encuentren deterioradas o desgastadas deberán remplazarse y fijar, de forma segura, las que se encuentren sueltas o levantadas. Esta operación de pegado se debe hacer en total ausencia de humedad.

Para un correcto mantenimiento se debe pasar un aspirador industrial una vez al mes y lavarlas con agua fría a baja presión, como mínimo, una vez al año. Conviene revisar sobre todo las salidas de los toboganes, los accesos elevados como escaleras y las situadas bajo los juegos móviles.

Bolas de Piscina:

Gracias a su procedencia, certificación, tamaño y al material con las que están fabricadas (polietileno de baja densidad), nuestras bolas son completamente inocuas, y manteniéndolas bien limpias no existe ningún peligro en su manipulación. Se deberán higienizar periódicamente y eliminar todas aquellas que se encuentren rotas o deterioradas.

La labor de limpieza puede realizarse mediante de dos formas: mediante un proceso manual o con una máquina especial. Si opta por la opción manual, deberá ponerse unos guantes y prendas de protección meter las bolas en unos sacos de red con agujero lo más grandes posible y después introducirlas en un bidón con agua tibia y un jabón desinfectante apropiado. Finalmente deberá aclararlas y dejarlas secar completamente al aire en la sombra.

En el caso de que se decantase por utilizar la máquina de lavado especial, extraiga las bolas de la piscina mediante aspiración y páselas por el circuito interno de limpieza y desinfección de la máquina, para que una vez secas pueda ir depositándolas en sacos para su posterior reposición.

Además de las bolas, no olvide desinfectar también los tejidos de la piscina y eliminar cualquier tipo de objeto, o resto, que aparezca en ésta antes de reponerlas.

Icolandia

*Máquina automática para la limpieza de bolas

Aparte de estos componentes, en las revisiones anuales deberemos fijarnos en los juegos que lleven rodamientos, que aún no requieren un mantenimiento excesivo, deben ser lubricados cada seis meses. Además, si tuviesen algún defecto, deberán ser sustituidos por unos nuevos.

related posts