24 Mar

Medidas generales de seguridad en parques infantiles de interior

Un parque infantil de interior debe ser un lugar donde un niño se divierta y haga amigos, un lugar seguro donde los padres puedan dejar a sus hijos y que estos estén fuera de cualquier peligro, contando con unas medidas de seguridad generales que deben incluir todos los parques.

El material de señalización y contra incendios con el que este equipado el local, debe mantenerse en perfecto estado, con revisiones periódicas; asimismo debe mantenerse informado al personal del parque sobre la manera de afrontar cualquiera de las situaciones de emergencia que pudieran darse. Estas instrucciones se deben reflejar por escrito en un documento publico que indique los lugares donde se encuentre el material necesario para hacerles frente.

Los accesos y salidas deben estar siempre despejadas, siendo revisadas a diario antes de la apertura del parque al público para facilitar la entrada de los servicios de urgencia al área de juego, si fuera necesario.

Si el parque cuenta con personal de vigilancia cualificado, quedando los niños bajo la responsabilidad del personal propio, es recomendable identificar, mediante un documento legal acreditativo y un numero de teléfono, a la persona que los deje y a la que se encargue de su recogida.

En el caso de no contar con este personal, se recomienda el uso de carteles (pictogramas) informativos para facilitar el buen funcionamiento de la instalación o el acceso a los servicios de urgencia o reparación. Estos pictogramas pueden contener tanto la recomendación de vigilancia de los pequeños por parte de los adultos responsables, como la situación de los teléfonos públicos más cercanos, la dirección en la que se encuentra el área de juego, los números de los servicios de urgencia o mantenimiento, entre otros.

Junto con estas recomendaciones generales deben tenerse en cuenta las medidas de seguridad relacionadas con otros elementos presentes en la instalación, como las puertas y ventanas, tuberías de agua y cableado, y enchufes, mecanismos y luces.

En primer lugar las puertas y las ventanas son de vital importancia para la orientación del parque, teniendo en cuenta los flujos de entrada y salida de la gente y la ubicación de las salidas de emergencia, que deberán estar siempre despejadas, desde la implantación del parque y posteriormente con su limpieza y mantenimiento. Además de su correcta orientación, la apertura no deberán estar al alcance de los niños, en el caso contrario el personal de mantenimiento será el único que cuente con las llaves para su apertura.

En segundo lugar, a la hora de colocar los anclajes de las tuberías de agua o el cableado, en la pared o el suelo se deberán tener en cuenta las anotaciones especificas sobre las canalizaciones de agua o eléctricas que vayan por su interior. Además, se solicitara al cliente los planos de estas instalaciones para prevenir cualquier inconveniente referente a estas instalaciones.

Por último, en cuanto a enchufes, mecanismos y luces, se recomienda la instalación de secadores de pelo estáticos y homologados para evitar que los niños se enfríen cuando salgan acalorados. También se debe tener en cuenta el riesgo que suponen los elementos eléctricos próximos a la zona de juego, por lo que deberán estar protegidos de manera adecuada o anulados en el caso de que no se usen. Además se deberá utilizar luminaria adecuada y protegida contra quemaduras y rotura de cristales, respetando la separación mínima de seguridad con respecto al juego.

Post relacionados