01 Nov

Parques Infantiles Icolandia con estándares europeos de calidad

En los parques infantiles de interior la calidad esta directamente relacionada con la seguridad de los niños usuarios y como dicen desde Icolandia “ni la seguridad es un juego, ni hay que jugársela con eso”. Esta empresa vizcaína, con más de 20 años de trayectoria, es fabricante y proveedor integral de parques infantiles de interior siguiendo las exigencias de las normativas más avanzadas a nivel internacional. En sus parques infantiles la exigencia se mantiene durante todo el ciclo de vida de la instalación: desde la fabricación y el montaje hasta el mantenimiento. El resultado son parques infantiles de interior seguros y duraderos.

La principal clave de la calidad está, según los profesionales de Icolandia, en la fabricación propia de todos los componentes de los parques infantiles, realizada en sus instalaciones de Arrigorriaga (Bizkaia). En su planta se fabrica siguiendo los estándares europeos, las normas EN 1176 y EN 1177. Estas normas establecen las exigencias en los materiales así como en todos los elementos constructivos de los juegos y del parque infantil. “Una buena resistencia y acabados de fábrica es esencial para que la instalación sea segura y esto es algo que no se garantiza en la mayoría de parques que se comercializan aquí pero se fabrican en China.”, señalan desde la empresa.

El cuidado de la calidad y la seguridad de las instalaciones de Icolandia continúa en la fase de montaje del parque infantil, que lleva a cabo un equipo experto. Esta es también una etapa clave para que el funcionamiento de todos los juegos sea el correcto y para evitar posibles riesgos; y así lo explican: “Esto es algo primordial para la seguridad de un parque infantil, por eso nos parece totalmente inadecuado el uso de kits de montaje propio en instalaciones abiertas al público”.

En la fase de mantenimiento se aplican idénticos criterios de profesionalidad, ya que es el mismo equipo encargado de la instalación el que realiza los protocolos de mantenimiento preventivo para asegurar que los desperfectos se detectan de forma incipiente, manteniendo el parque infantil en perfectas condiciones de uso. Este es uno de los “caballos de batalla” del equipo, según cuentan: “en ocasiones nos llaman para realizar reparaciones ocasionadas por un defecto de fábrica o de montaje que son difíciles de subsanar; en nuestras propuestas intentamos explicar que estas situaciones se evitarían si lo instalamos nosotros.”

La realidad del mercado ha enseñado al equipo de Icolandia que el éxito de sus instalaciones proviene del alto control que se realiza en todos los aspectos de la calidad de los parques infantiles. Esta es la clave de que más del 80% de los parques infantiles de interior que fabrica se instalen en Europa -principalmente en Bélgica, Alemania y sobre todo Francia- y con un auge creciente en toda la península; “Existe una conciencia cada vez más clara de que el precio no puede ser el único criterio para un parque infantil”, afirman desde Icolandia. Entre los proyectos más recientes figuran parques infantiles de interior en Bélgica (Lochristi) para Bowling Paleis, en Suiza (Vétroz), en Cuba (Varadero) y en el centro comercial Equinoccio de Madrid (Majadahonda) para Ilusiona Bowling.

related posts